Desde el marco de trabajo de la terapia Cognitivo Conductual se pretende, en todo momento, que la persona que acude a consulta tenga un papel activo en su proceso terapéutico. Partiendo de esta premisa, en Sexpiral nos comprometemos a acompañar y a alentar durante ese importante proceso de cambio. Nos comprometemos a aportar y construir herramientas que ayuden a las personas con sus dificultades, no sólo en el momento presente, sino también en el futuro. Es decir, nuestro esfuerzo siempre irá orientado hacia la independencia del ser humano: independencia para solucionar sus conflictos, para tomar sus propias decisiones, para establecer nuevas metas y retos que le acerquen a una forma de vida plena y saludable.

desenredar

El proceso de terapia se divide en cinco fases:

1. PRIMERA SESIÓN:

Es la sesión en la que la terapeuta y el/la paciente establecen un primer contacto. El/la paciente expone de forma breve su problema o dificultad y plantea cuales son sus expectativas y objetivos respecto a la terapia. La terapeuta ofrece un marco de trabajo y hace una oferta de plan de terapia o bien plantea la derivación a otro profesional (psiquiatra, logopeda, etc.) que pueda atender mejor las necesidades del/la paciente. En caso de que la oferta de terapia sea aceptada por el/la paciente, se establecerá una segunda visita en la que comienza la segunda fase.

2. Evaluación o Recogida de Información:

Durante las siguientes sesiones el/la paciente, guiado/a por la terapeuta, expondrá su dificultad de forma detallada, intentando ahondar en las causas que han dado origen al motivo de su consulta. El objetivo de esta fase es proporcionar la mayor cantidad de información posible para que el tratamiento pueda enfocarse de la mejor manera posible y obtener así mejores resultados, por lo que la colaboración e implicación del/la paciente en esta fase son muy importantes.

3. Diagnóstico y Propuesta de Tratamiento:​

Una vez expuesta toda la información necesaria para abordar el caso, el/la paciente recibirá un diagnóstico y una propuesta de tratamiento.

Por diagnóstico se entiende que el/la paciente recibirá una explicación de por qué se ha producido su disfunción o dificultad y por qué se está manteniendo en la actualidad.

La propuesta de tratamiento tiene como objetivo “trabajar” tanto sobre las causas que originaron el problema, como sobre aquellos factores que lo mantienen en la actualidad. Para ello se emplean distintas técnicas, por ejemplo, en los casos de Terapia Sexual, algunas de estas técnicas son:

– Psicoeducación sexual para trabajar aquellas actitudes negativas hacia la sexualidad que puedan estar causando o manteniendo el problema.

– Técnicas cognitivas para trabajar sobre los pensamientos.

– Técnicas de modificación de conducta.

4. Intervención:

Si la colaboración del/la paciente era importante en la fase de recogida de información, en esta es fundamental ya que la dificultad se superará sólo en el caso de que el/la paciente se implique de manera activa en las tareas y sea constante con el trabajo a lo largo del proceso de terapia. Cuando hablamos de “tareas” nos referimos a “tareas para casa” que se pactarán entre la terapeuta y el/la paciente para que éste/ésta vaya, de forma paulatina, trabajando, por ejemplo, su sexualidad de forma individual o en pareja. Por tanto, la terapia es un PROCESO en el que, acompañada y apoyada por la terapeuta, la persona que acude a terapia será siempre la protagonista de su propio proceso de cambio.

5. Seguimiento

Finalmente, tras haber recorrido el camino de la fase de intervención y haber alcanzado los objetivos propuestos, se plantea la posibilidad de realizar sesiones de seguimiento (o prevención de recaídas). Éstas son más espaciadas en el tiempo y si, por cuestiones de logística fuese necesario, podrían hacerse también vía on-line (a través de Skype).

Fondo hojas y sol

Si tienes cualquier otra consulta, puedes ponerte en contacto sin compromiso en el 665.79.84.80 o a través del email en info@martaloriente.com

CONTACTA

Contacto Sexpiral